FdR Business Club

El COVID-19 elevó el desempleo en el país a un 20 porciento

Panamá, antes de la crisis del coronavirus (COVID-19), era una de las economías más pujantes en la región latinoamericana

26 julio 2020 |

Sin embargo, el impacto económico de la pandemia ha agravado la desaceleración económica y el aumento paulatino del desempleo que el país venía experimentando en los últimos años, pero debido a que aún es difícil de prever la duración e intensidad de la situación actual es imposible cuantificado cuantificar sus posibles impactos en su totalidad, pero es evidente que será profundo ya que en este momento en torno al 20% de la población esta desocupada, reveló un estudio del Centro Nacional de Competitividad (CNC).

De acuerdo con el CNC Panamá registró un crecimiento promedio de 6.2% en los últimos 10 años, cifra muy por encima de la de Latinoamérica que fue 2.0%. Sin embargo, desde hace algunos unos años se venía registrando la desaceleración del crecimiento de la actividad económica y la aceleración del porcentaje de desocupación (10.7% a 3% y 4.1% a 7.1% respectivamente) presentado en el periodo 2012-2019.

Una situación que se está agravando a raíz de la pandemia ocasionada por la propagación del COVID-.19 y por las medidas de confinamiento y suspensión de actividades, implementadas por el Gobierno para contener la propagación del virus y proteger la salud de la población.

Ante este estado de cosas, agrega el CNC, es muy difícil prever la intensidad y la duración de la crisis actual. No obstante, es posible identificar algunas de sus especificidades ya que, por un lado, es un fenómeno global, que afecta a todos los países del mundo, aunque con magnitudes distintas y por otro, en cada economía de la región se producen consecuencias económicas asociadas a la demanda y la oferta internas, y también a la demanda y la oferta mundiales.

Explica el documento que tal como ha sucedido en otras pandemias, se trata de un virus que era desconocido hasta ahora para el cual aún no existe vacuna, mientras tanto, la única manera de controlar la pandemia es mediante la prevención que, en general, implica la reducción de los contactos o distanciamientos físicos, como se ha determinado.

Pero hay que tener presente que las medidas tomadas por los países se traducen en diferentes niveles de restricción social y, por lo tanto, de limitación de las actividades económicas.

Se trata de un escenario en el cual el impacto económico para Panamá no se ha cuantificado en su totalidad, por obvias razones, aunque para el primer trimestre 2020 el Producto Interno Bruto (PIB), creció 0.4%, en comparación con el mismo periodo 2019 cuando fue de 3.1%, una diferencia de 2.7 puntos porcentuales.

Según el CNC esto nos da indicios del impacto económico del coronavirus, ya que el virus fue detectado en Panamá a principios de marzo y prácticamente de inmediato se tomaron las medidas, que a su vez coincide con el cierre del primer trimestre, lo que nos indica que ya estaba afectando a la economía de manera indirecta a causa de las paralizaciones en las economías de los otros países del mundo.

Las estimaciones de distintos organismos internacionales prevén contracciones en el PIB de 2020 en todas las economías.

La proyección para Panamá más reciente, publicada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), considera una disminución del 6.5%.

Además, al verse afectada la economía consecuentemente se va a afectar el mercado laboral. Al no contar con estadísticas del trabajo (Encuesta Continua de Hogares) actualizadas al 2020, se realizó un pequeño ejercicio empírico para estimar el impacto en el empleo. Para el 23 de julio del 20201 había 276,419 contratos suspendidos, le sumamos los desocupados del 2019 que son 146,111, totalizando 422,530 personas que equivaldría alrededor del 20% de desempleo, es decir, un incremento del 13% con relación al año anterior.

Esto hace sentido, al comparar con la Encuesta de Expectativas de Empleos tercer trimestre 2020 de ManPower, que su resultado fue de una tendencia neta de empleo de menos 9%, es decir, que las empresas encuestadas prevén disminuir su fuerza de trabajadores y tampoco contratar más.

Ello por la posibilidad de que muchos de esos contratos suspendidos no sean activados producto de que las empresas no logren sobrevivir a la crisis y otras tantas personas más sean despedidas por la poca actividad económica.

Es por ello la importancia mantener las capacidades empresariales para que no haya mayor cantidad de despidos y cierres de empresas y no se dificulte la recuperación de la actividad económica pasada la pandemia. Además, estos cierres de empresas tienen efectos sistémicos, destruyendo el conocimiento de la empresa y afectando cadenas productivas completas y circuitos de flujo de pagos prolongando aún más su efecto y la recuperación.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.fdrbusinessclub.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.fdrbusinessclub.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.